lunes, 11 de diciembre de 2017











viernes, 8 de diciembre de 2017

POR QUÉ CASARSE ES UNA VOCACIÓN?


¿Por qué estoy diciendo sí al matrimonio católico?
¿Me estoy perdiendo algo al comprometerme para toda la vida?
¿Porqué o para qué casarme?
Y luego de una larga reflexión, llegué a una sencilla verdad:
Si sientes que Dios te llama a formar una familia, el matrimonio es para lo que fuiste creado(a).

Muchos me dirán: “Emma, pero eso no es un argumento válido es tan sólo una frase”, y sí lo sé, es sólo una frase, pero téngame paciencia y permítame compartirle mi postura.

Las personas no fuimos hechos para los compromisos a medias, nuestra naturaleza nos lleva a darnos el todo por el todo. Ninguna persona entra en una empresa con la idea de fracasar, y más aún, nadie inicia una relación de pareja vislumbrando el día en que ésta se termine.

Cuando dices:
Yo,_____ te recibo a ti________, como mi esposo(a)
y me entrego a ti
y prometo serte fiel
en la prosperidad y en la adversidad,
en la salud y en la enfermedad,
y así amarte y respetarte
todos los días de mi vida.

Eres tú quien lo dice, no la Iglesia, ni tampoco le dices a tu cónyugue “Te recibo en nombre de la Santa Sede” o “Te seré fiel por voluntad del Papa”. Porque no es la Iglesia quién tomó la decisión, por lo tanto tampoco ella puede cambiar después las reglas del juego, porque has sido tú quien ha prometido amar para toda la vida, la Iglesia simplemente te recuerda tu disposición primera de amar, porque fue lo que prometiste, entregarte por completo, amar por la simple decisión de amar. (Disculpen si uso muchas veces la palabra “decisión” pero quiero remarcar muy bien el peso de ésta y su papel fundamental en la vocación del matrimonio).

Por lo tanto, el matrimonio no se trata de dar sólo el 5%, 10%, 15%, o decirle al otro, “te doy el 90% de mí corazón, puedes tener mi presencia contigo por un tiempo, pero no puedo entregarte todo mi ser”.
Eso no es amor. Y lo sabemos.

El amor no dice: “Te amaré por dos años“, o “Te amaré hasta que ya no podamos ponernos de acuerdo“. 

Muchas veces la falta de formación (es decir, nos preparamos para una profesión por años, pero para un matrimonio de toda la vida muchos protestan si se les pide hacer una catequesis de unos cuantos meses, 

“Quien ataca la familia no sabe lo que hace, porque no sabe lo que deshace”
G.K. Chesterton

Al estudiar y rezar con los votos matrimoniales (porque me los aprendí, y son parte de mi oración de cada mañana), descubrí que el amor auténtico, involucra todo de nuestro ser: cuerpo, mente, corazón y alma, y que el matrimonio se fundamenta en un amor que es libre, total, fiel y fecundo. La cohabitación, por el contrario, involucra un cuerpo que dice me entrego por completo, mientras que tu corazón y alma dice “sí pero sólo y por mientras las cosas marchen bien“.

Sin embargo, aún hay esperanza, por si no lo han notado las personas estamos fascinadas con las bodas (basta echar un vistazo a Pinterest y sus mil y un tableros con el tema), 

Éste el amor que Jesucristo vivió a través de la entrega total de su vida en la cruz, con los brazos de par en par, sin guardarse nada para sí. Su amor es el modelo para que nuestro amor sea libre, total, fiel y fecundo.

“Para que el amor sea verdadero, nos debe costar. nos debe doler. nos debe vaciar de nosotros mismos”
Beata Madre Teresa de Calcuta

Hoy hace un año exacto, que Didier y yo nos comprometimos. Fue un noche después de Misa, después de haber ofrecido a Dios la decisión y haberle dado no solo el “Sí acepto” al otro, sino también el “Hágase en mí” al Señor. Supe lo que fue mi vida sin mí hoy esposo y descubrí que todo fue preparación. 

Quiero darle a Didier todo de mí, no solo el 80%, ni el 90%, o el 99% de mí. Sino el 100% y una milla extra. Porque para esto fuimos creados: Para amar sin medida.
Es por esto, que decidí entregar mi vida.

El matrimonio es mi vocación.

martes, 5 de diciembre de 2017

sábado, 2 de diciembre de 2017

Camilos

«¿Que tengamos cuidado porque en Milán hay peste? Precisamente por eso vamos allí.»(San Camilo)

El carisma es un don gratuito de Dios a una persona a la que ilimina y trasnforma interiormente con la misión de iniciar una nueva obra para el bien de la Iglesia y para responder a algunas de las necesidades de la humanidad en un determinado momento histórico.
San Pablo nos presenta en sus cartas diferentes dones o carismas. Entre ellos, por su referencia explícita al carisma camiliano, podemos citar: "hacer obras de misericordia" (Rom 12, 6-8), "curar a los enfermos" (1 Cor 12,9) y "asistir a los necesitados" (1 Cor 12, 28).
El carisma no permanece exclusivamente en la persona que lo recibe. Éste se los comunica a otros a los que invita y arrastra a vivir con él y fundar un nueva comunidad, congregación o instituto religioso.
La formulación del carisma de los Religiosos Camilos se resume en acoger a los enfermos y curar las enfermedades como Jesús y que invitó a sus discípulos a hacer lo mismo, uniendo la misión de anunciar el evangelio y la de curar a los enfermos. Camilo de Lellis especificó y concretó este  carisma en dos dimensiones:
Como "servicio completo" a la persona enferma.

Como "escuela de caridad" para los que comparten la tarea de atender a los enfermos.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

¿Quienes somos?

Se encuentra usted aquí

En 1849, Antonio María Claret, un sacerdote catalán muy preocupado por el anuncio del Evangelio a la gente, reunió a varios sacerdotes que compartían su sensibilidad misionera. Así nació nuestra Congregación, que hoy es conocida de dos maneras: ‘Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María’ y ‘Misioneros Claretianos’.
Somos, por tanto, una congregación religiosa católica nacida con un propósito eminentemente evangelizador. Hemos surgido en la Iglesia para intentar vivir siguiendo a Jesucristo, al estilo de los Apóstoles, con una singular relación con el Corazón de María, a quien reconocemos como Madre y Formadora.
Desde 1849 nos hemos extendido por los cinco continentes y en la actualidad somos algo más de 3.000. Misioneros todos, nuestra vocación puede vivirse de tres formas: como Hermanos (religiosos laicos), como Diáconos y como Presbíteros (sacerdotes). Cada uno de nosotros vive y expresa su condición de religioso claretiano a través del don específico que ha recibido.
Presentes hoy en más de 60 países, deseamos vivir nuestra condición de cristianos, con su consiguiente dimensión profética, en un mundo marcado en muchos lugares por la pobreza y la desigualdad y en las naciones occidentales por la indiferencia, la ‘crisis económica’ y sus consecuencias y el surgimiento de una nueva cultura.
Queremos ser servidores de la Palabra de Dios, a la que escuchamos y constituimos como animadora de nuestra misión. Una Palabra que intentamos proclamar por todos los medios posibles, tal como nos enseñó San Antonio María Claret, nuestro Fundador. Medios que hoy se concretan en escuelas y colegios, trabajo parroquial, comunidades insertas en lugares de exclusión, la colaboración en el desarrollo de Iglesias jóvenes o en formación (misiones), la animación de grupos cristianos, la promoción de líderes evangelizadores, la presencia en los medios de comunicación…
Como comunidad universal nos hemos propuesto estos años reavivar la vivencia de nuestra propia experiencia del amor de Dios y del Evangelio para compartirla en mejores condiciones. Somos cada vez más conscientes de que caminamos con otros (laicos/as, religiosos/as, sacerdotes, obispos...) en una misión ‘compartida’ especialmente sensible a la solidaridad, el diálogo y la cualificación del anuncio del Evangelio.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Hermanas del santo Ángel de la guarda: Angelinas

Como ellos, como ángeles, siendo luz en nuestro mundo”
El nombre oficial de la Congregación en la Iglesia es el de HERMANAS DEL SANTO ÁNGEL DE LA GUARDA, nombre recibido de sus Fundadores y reconocido en Francia por Decreto de Napoleón III el 12 de Diciembre de 1852. La Congregación se había fundado unos años antes, el día 3 de Diciembre de 1839, en Quillán, un pueblecito del sur de Francia que un 14 de julio de 1809 ve nacer a Luis Antonio Ormières, en el seno de una familia oriunda de Limoux, establecidad más tarde en Quillán y en la que vive de un pequeño comercio.
Su lema:
Formar verdaderos discípulos de Cristo es nuestro fin principal, nuestro único fin.
Un estilo:
La sencillez es la característica de una hermana del Ángel de la Guarda.
Carácter Propio
Educar no significa sólo instruir: se trata de ayudar a que cada niñ@ desarrolle sus cualidades y capacidades al máximo. Es intentar sacar lo mejor que cada uno lleva dentro”
(P. Omiéres)

martes, 21 de noviembre de 2017

Carisma franciscano

Fr. Tomás Gálvez (fratefrancesco.org)

La espiritualidad de los franciscanos (menores, clarisas, regulares y seglares) es idéntica a la del fundador en lo fundamental, y la podemos encontrar resumida en estas palabras de San Francisco: "La Regla y vida de los Hermanos Menores es esta: observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin nada propio y en castidad" (2Reg 1). 

Observar el Evangelio y los consejos evangélicos es algo que los franciscanos tienen en común con las demás órdenes religiosas, pero el nombre de "Hermanos Menores" pone el acento en que este ideal hay que vivirlo en humildad y fraternidad: "Ninguno de los hermanos tenga poder o dominio entre ellos, como dice el Señor en el Evangelio: Los jefes de las naciones las dominan y los grandes las oprimen. No ha de ser así entre los hermanos. El que quiera ser mayor entre ellos se haga como el menor" (1Reg 5). 

Menor y sometido a todos, tal debe ser la actitud de todo franciscano, a imitación de Jesucristo, el cual, a pesar de ser el Hijo de Dios, nos ha dejado un ejemplo encarnándose en María la Virgen, naciendo pobre en Belén, viviendo pobre y peregrino en este mundo y humillándose hasta la muerte en cruz, en obediencia perfecta a la voluntad del Padre.

Los franciscanos están llamados a conservar "el espíritu de la santa oración y devoción" sobre todas las demás cosas o actividades, que deben realizarse "fiel y devotamente". 

La pobreza, al contrario que en las ordenes precedentes, debe ser absoluta, individual y colectivamente. Los hermanos deben vivir del propio trabajo y, en caso de necesidad, pueden recurrir a la "mesa del Señor", o sea a la mendicación, sin avergonzarse, porque también Cristo se hizo pobre y peregrino en este mundo. 

La caridad entre los hermanos y entre ellos y sus superiores debe ser más "materna" que fraterna.

La más heroica forma de caridad y de obediencia para aquellos que sintieran esa especial vocación o "divina inspiración" es el espíritu apostólico y misionero, consistente en anunciar la paz y la salvación de Jesucristo a cristianos y a personas de otras creencias.

La predicación por parte de los frailes capacitados y autorizados debe ser, según el ejemplo del Señor, con discursos útiles y edificantes y "brevedad de palabras". Y debe ir acompañada por el buen ejemplo, "sirviendo al Señor en pobreza y humildad", mostrándose ante todos en el mundo como hombres "mansos, pacíficos, modestos y humildes", sin discusiones, contiendas o juicios, soportando con humildad y paciencia las persecuciones y enfermedades y orando por los enemigos.

Los hermanos legos o "trabajadores", aunque no tengan parte en la actividad apostólica o misionera de la orden, colaboran eficazmente con ella con la oración y las buenas obras.

Tales actitudes van acompañadas además por el espíritu de caballerosidad y vida juglaresca, tan típicos de la Edad Media, para manifestar la alegría del servicio divino y atraer a todos al amor del Señor.

En resumen, las notas características de la espiritualidad franciscana en sus diferentes versiones (masculina, femenina y seglar) se encierran en estas pocas palabras: minoridad, pobreza, fraternidad-caridad y obediencia a Dios y a toda criatura por amor a él. Eso en cuanto a las actitudes. En lo referente a la actividad San Francisco quiso una orden donde convivieran los hermanos "orantes" los hermanos "trabajadores" y los hermanos "predicadores". 

La posterior clericalización de la orden, aparte de las mitigaciones en cuestión de pobreza, redujo el número de hermanos legos hasta hacerlos casi desaparecer, y dejó vacíos de orantes los eremitorios. Eso no cambia, sin embargo, lo esencial de la espiritualidad de la orden franciscana, siempre en tensión, por gracia del Espíritu, hacia la renovación del espíritu primitivo en formas nuevas de vida más acordes con los tiempos. De ahí las reformas del pasado, tendentes a recuperar el aspecto de la contemplación o la pobreza, y algunas experiencias recientes como la del conventual San Maximiliano Kolbe, que puso de manifiesto la importancia y el valor incluso apostólico de los hermanos legos o trabajadores en la Orden. Ese es el secreto de la vitalidad del franciscanismo, antiguo y siempre nuevo, que hace que lo encontremos presente en cualquier lugar del globo y en los ambientes más inimaginables. También en internet, por supuesto.

sábado, 18 de noviembre de 2017

miércoles, 15 de noviembre de 2017

domingo, 12 de noviembre de 2017

SOR MATILDE COLGÓ SU FUSIL.

En 2002, la soldado Matilde de Luis formó parte del contingente español enviado a la guerra de Kosovo, donde decidió dejar las armas… y tomar los hábitos. Hoy, sor Matilde de Jesucristo vive feliz en la clausura del Monasterio de Clarisas de Salamanca.

Desde hace unos meses sor Matilde de Jesucristo, una aspirante a religiosa en la clausura del convento que las Clarisas (Franciscanas Descalzas) tienen en Salamanca. Que una joven de 27 años opte por la vida en clausura, lejos de la vida activa, ya resulta de por sí novedoso en un mundo como el actual. Aún más en el caso de Matilde, cuya procedencia no es otra… que el Ejército.

«NUNCA HE ESTADO TAN SEGURA DE QUERER HACER ALGO, AUNQUE TAMBIÉN SÉ DE ANTEMANO QUE ME VA A COSTAR MUCHÍSIMO».



«NO DUDO QUE SERÁS TAN BUEN SOLDADO DE CRISTO COMO LO HAS SIDO EN EL EJÉRCITO».



«ME SIENTO BIEN PORQUE SÉ LO QUE QUIERO. ESTOY ANTE LA VERDAD MÁS IMPORTANTE DE MI VIDA. NUNCA HE ESTADO TAN SEGURA DE QUERER HACER ALGO, AUNQUE TAMBIÉN SÉ DE ANTEMANO QUE ME VA A COSTAR MUCHÍSIMO. PERO SI DE ALGO ESTOY SEGURA ES QUE SE TRATA DE LO QUE DIOS QUIERE PARA MÍ».

domingo, 5 de noviembre de 2017

miércoles, 25 de octubre de 2017

Profesión temporal

Tiene veintiún años y el sábado próximo, el 28 de octubre, va a profesar votos temporales en el monasterio de las Madres Benedictinas de Sahagún, en la provincia de León. Esperó a cumplir los dieciocho para cambiar sus aposentos y ensanchar su corazón. Sus padres, Teresa y Casimiro, recibieron su inquietud con la alegría profunda de aquellos que saben que no podía haber elegido mejor novio ni, desde el sábado próximo, mejor esposo. Los padres siempre se rinden a la felicidad de los hijos, pero si acompañan y alientan las elecciones, la decisión en las encrucijadas, mucho mejor: recibirán la paga de la felicidad de sus hijos y habrán participado en ella. Ni una hija ni un hijo se pierden, sino que se ganan otros muchos en ellos. 

Es importante para nosotros Marta porque es de Ciudad Real. En un tiempo en el que parece no solo que Dios no llama, sino que tampoco estamos respondiendo, surge, como un oasis de frescura, una vida que rompe con todo lo que parece y nos pone delante lo que es. ¿Veintiún años? Sí, la edad perfecta para desposarse y permitir que Dios sea el dueño de tu vida. Siempre es tiempo de las cosas buenas. Es la grandeza de la persona, el factor humano por el que, a pesar de las apariencias, de las circunstancias, se consigue hacer algo nuevo, distinto, imprevisible, bueno. Es importante para nosotros porque nos descubre que hay otros muchos que, seguro, están pensándose su vida, están planteándose la única pregunta fundamental: la felicidad. Eso es lo que Dios quiere de nosotros: que seamos felices. En ello está la clave de Dios y la clave de todo hombre: descubrir el camino de la felicidad. Por eso, toda la vida, está bajo la protección de la respuesta a esa pregunta: ¿cómo soy feliz? Las elecciones de vida tienen que mirar ahí y a cómo servimos a los demás: ¿Qué necesita el mundo de mí? ¿quién puede requerir mi ayuda, mi persona, mi vida? Responder con la vida entera en el matrimonio, en el sacerdocio, en la vida consagrada, en la vida de clausura, en la soltería consagrada, responder, como Marta, con la vida entera es donde está, en el fondo, la única respuesta básica y fundamental. Lo demás, siendo importante, va detrás.
¿Qué ha encontrado Marta que no hayan visto otros? Nada. El mismo colegio, los mismos amigos, las mismas circunstancias, la misma parroquia. Nada ha sido distinto en ella, pero todo ha sido diferente.
La historia de las vidas en las que surge la vocación no son distintas a otras historias o a otras vidas. Simplemente, que, en un momento concreto, se permite que alguien te hable y ya no dejará el corazón de estar inquieto y en búsqueda, pero, el que busca, encuentra. Gracias Marta.

@miguelangeljs


Publicado en La Tribuna de Ciudad Real el 22 de octubre de 2017

domingo, 22 de octubre de 2017

viernes, 20 de octubre de 2017

“Dios te espera y no para darte un cachete”, Padre Antonio Pavía, entrevista.

  ¿En qué momento y cómo nace esta comunidad?
Nace cuando vengo a España, respondiendo a la animación misionera, el carisma que tenemos los combonianos en Europa. Y yo vi la necesidad de predicar el Evangelio directamente como mejor respuesta de los corazones de decir un sí a Dios.
    ¿Cómo se ha ido uniendo la gente? ¿Puede cualquiera formar parte de ella?
Con el boca a boca, y estamos unas 60 personas. Yo estoy contento, porque veo que el Evangelio llega. Y me he dado cuenta de otra cosa, se dice que en el primer mundo las personas se han olvidado de Dios y es mentira. Las personas tienen hambre de Dios, pero que mucha hambre de Dios, sobre todo de ese Dios que nace del Evangelio predicado.
    ¿Ha sido la comunidad un lugar de conversión para alguna persona?
Hombre, primero me estoy convirtiendo yo, y no te lo digo de broma, porque no hay que olvidar que la conversión al Evangelio es continua (risas). Yo veo como crecen y sí. Aquí viene gente de toda condición social e incluso moral, podemos hablar así, y respecto al Evangelio todos tenemos la misma línea de salida de convertirnos a Dios. Y es lugar de conversión, porque el Evangelio es el útero donde Dios crea y forma a sus discípulos. El discípulo es la creación de Dios en el útero del Evangelio, en la Palabra.
    Sabemos que esta comunidad tiene muchos mimos del Señor… y ayuda porque se ha pasado por parte de algunas personas de no conocer a internet a evangelizar a través de él ¿Qué actividades realizan? ¿Qué modos tienen de evangelizar?
Nosotros vimos muy pronto que en esta comunidad el Evangelio no era tanto para nosotros, que por supuesto también, sino para el exterior, para otros, incluso traspasando las fronteras de España. A nivel de predicación empezaron a salir unos libros, que nos los editó la editorial San Pablo (siendo algunos traducidos a varios idiomas), y el segundo paso fue internet, publicamos en distintas páginas hasta publicar en una nuestra propia.
    ¿Qué libros puede recomendarnos de estos que ha citado? ¿Cuál es la web?
La web de la triple w famosa, es: www.comunidadmariamadreapostoles.com ahí no solo escribo yo sino también seglares de la comunidad. Ahí están todos los libros.
En referencia a las catequesis de los sábados… ¿cree que hemos perdido un poco el sentido de que el Evangelio es Palabra de Dios, que lo hemos rebajado a historias bonitas o una biografía de Jesús?
Quizás esto se ha hecho siempre, el demonio es muy inteligente y sabe cómo despistar de la verdadera espiritualidad. Sí, a veces se reduce el Evangelio a valores humanos, a enseñar a una ancianita a cruzar la calle… que sí, que muy bien, pero es que el Evangelio es infinitamente más que eso. El evangelio es el cambio del corazón, que nace de la fuerza de Dios. Recordemos lo que nos decía san Pablo en la primera carta a los Tesalonicenses: “doy gracias a Dios porque cuando escuchasteis mi predicación, la acogisteis, no como palabra de hombre” por muy bonita que sea, “sino como palabra de Dios”, que es operante, es decir, que trabaja dentro de ti. La palabra de Dios no es un legado, es un ser vivo, un ADN de Dios que trabaja dentro de ti, que llega donde tu no puedes a nivel de conversión.
Un joven que lea esta entrevista y no acostumbre a leer la Biblia… ¿qué le podríamos decir para que comprenda de su importancia y se acerque a la Palabra de Dios?
Bueno, pues lo primero que el camino lo tiene muy llano. Para empezar que no tenga miedo, que no diga que no está preparado. Que el que se abre es Dios, cuando vas con el corazón, es Él el primero, y te va dando su sabiduría. No tengas miedo. Busca un sacerdote en tu ciudad o alguno de confianza, y verás como Dios se va descubriendo ante ti con su ayuda. Que la palabra no la busque como algo intelectual sino como un ser vivo que actua dentro de ti, que es lo que Dios quiere, y que pueda decir como San Pablo: “ya no soy yo quien vivo, es Cristo quien vive en mi”. Es el evangelio vivo dentro de ti, es el mismo rostro de Jesús. Dios lo hizo muy fácil y nosotros con tantas intelectualidad a veces nos despistamos… en ocasiones he visto gente muy lista que no alcanza la conversión.
Para que una persona tenga en equilibrio su vida espiritual… ¿cuáles deberían ser sus pilares?
Primero desearlo, lo que dice Jesús: “el que busca encuentra”. En el Antiguo Testamento viene muchas veces y lo sigue diciendo Jesús, pero con una fuerza distinta. “El que busca encuentra”, el que busca mi rostro lo encuentra. El que busca cambiar porque ya no está satisfecho consigo mismo lo encuentra. El primer paso es desearlo,  y puesto que Dios mismo es el garante de que encontraras, EL te ofrecerá por medio de un sacerdote, amigo, palabra, un lugar, el que necesitas para que descanse tu alma y tu corazón. ¡que busquen y busquen hasta encontrar un lugar donde puedas descansar en Dios!
    Puede ser que haya alguien interesado en conocer la comunidad o tener contacto con usted para preguntarle acerca del Evangelio etc
Si quieren tener contacto, estamos en Arturo Soria que está muy bien comunicada en Madrid , por bus y metro. Las catequesis bíblicas del evangelio empieza a las 6 pm  todos los sábado y luego hacemos cantos ante el santísimo y tenemos adoración. Tenemos también un patio en la casa para aparcar el coche o si quieren conocerme, os doy un par de tlf , de la casa  914152412 y el mío es 674389501. Están todos bienvenidos, no hay limite de edad. Si quieres conocer el Evangelio cuenta conmigo para ayudarte en tu camino.

martes, 17 de octubre de 2017

Las nuevas vocaciones religiosas que llegan a través de las redes sociales e Internet

¿Qué es un monje benedictino?
Es un cristiano que se siente llamado a seguir más de cerca a Cristo y a vivir en una mayor intimidad con Dios.

Y para eso abraza una particular forma de vida en el ámbito de un monasterio, en hermandad con otros monjes, bajo la guía de un abad y de una regla de vida: la Regla de San Benito.

¿Y qué es la Regla de San Benito?
San Benito (480-547) escribió un documento para «regular» la vida de sus monjes, de ahí el nombre de Regla. Viene ser como una aplicación práctica del Evangelio.

Pretende organizar la vida del monasterio y hacer de él un lugar donde se busque a Dios, una casa de silencio y de paz, un taller para ejercitarse en la vida espiritual, donde la alabanza a Dios sea un trabajo y el trabajo se pueda realizar en clima de oración.

¿Cómo transcurre el día en Leyre?
Al compás del ora et labora –«reza y trabaja»– sin que tampoco falten momentos para cultivar la vida fraterna en comunidad ni el necesario tiempo libre.

A nivel comunitario, nos reunimos para orar siete veces al día, celebrando la Eucaristía y la Liturgia de las Horas, el Oficio Divino, que jalona la jornada desde la madrugada hasta la noche. En Leyre, tanto la Misa como los principales oficios del día son cantados en gregoriano.

También dedicamos otro espacio de tiempo importante a la lectio divina (lectura orante de la Palabra de Dios) y a la oración personal. Intercalándose con la oración, se distribuyen los tiempos de trabajo. Mediante el trabajo –intelectual o manual– el monje desarrolla sus capacidades humanas, las consagra a Dios y sirve a sus hermanos.

¿Es posible pasar unos días en el Monasterio de Leyre?

Si, claro. En Leyre existen dos hospederías: la exterior y la interior. La exterior, el Hotel-Hospedería, funciona como un pequeño y acogedor hotel. Sus huéspedes pueden beneficiarse de la belleza y serenidad que rodea el monasterio y participar de todos los actos litúrgicos que la comunidad celebra en la Iglesia. La hospedería interior, dentro de la clausura, está destinada solamente para varones que quieran pasar unos días de retiro espiritual compartiendo más cerca la vida de los monjes.

¿Qué se necesita para llegar a ser monje?
Fundamentalmente hay que tener una actitud interior: buscar sinceramente a Dios.

Debe tener una edad, salud y formación adecuadas.

Lo normal es ponerse en contacto con el P. Maestro de Novicios (por e-mail o carta) presentándose y exponiendo sus inquietudes.

También se puede comenzar con unos días de estancia en nuestra hospedería interna y plantear su posible vocación al P. Maestro de Novicios.

sábado, 14 de octubre de 2017

EL CÁNTICO DE LAS CRIATURAS

Altísimo y omnipotente buen Señor,
tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.

A ti solo, Altísimo, te convienen
y ningún hombre es digno de nombrarte.
Alabado seas, mi Señor,
en todas tus criaturas,
especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.
Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.
Alabado seas, mi Señor,por la hermana nuestra madre tierra,la cual nos sostiene y gobierna
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.
Alabado seas, mi Señor,
por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación;
bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.
Alabado seas, mi Señor,
por nuestra hermana muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.
Ay de aquellos que mueran
en pecado mortal.
Bienaventurados a los que encontrará
en tu santísima voluntad
porque la muerte segunda no les hará mal.
Alaben y bendigan a mi Señor
y denle gracias y sírvanle con gran humildad.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Vocacion femenina clarisa

Para vivir nuestra vocación femenina, dentro de la Iglesia es imprescindible que ante todo seamos personas y mujeres de una profunda vida espiritual, mujeres con una intensa experiencia de comunión con Dios.

Como mujeres consagradas en la vida religiosa clariana, esta experiencia de comunión con Dios que es Amor es y debe ser ante todo trinitaria: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Vivir bajo la guía del Espíritu, se convierte para nosotras en un dimensión esencial que adquiere sus peculiaridades particulares. Es un camino de ascesis diaria a imitación de algunas mujeres santas que han ejercido una poderosa influencia en la Iglesia y en la vida religiosa femenina. Podría decirse que el Espíritu Santo y la mujer tienen algunos rasgos en común: la acogida, el cuidado, la custodia, el educar, el dar vida, allí donde una mujer se deja conducir por el Espíritu del Señor, florece la vida y se abren nuevas perspectivas que pueden crear nuevos vínculos en los que las relaciones entre hombres, mujeres y creación encuentren su fuente fundante en el Señor.

domingo, 8 de octubre de 2017

Espiritualidad Clariana: Fraternidad

Clara de Asís fue una hermana menor y así quiso que fueran sus hermanas para siempre. Sin embargo, es también verdad que Clara de Asís, antes que nada fue una "persona de oración", impresionada por la grandeza y humildad del Señor. Francisco y Clara de Asís tuvieron la gracia de conocer, vivir y gozar del encuentro del Señor de forma soberana.
De Francisco y de Clara de Asís hemos heredado también nosotras el gusto de la fraternidad. Nuestra vida fraterna quiere ser, pues, lugar de experiencia de Dios, "lugar de alumbramiento de la fe", lugar de oración y de la búsqueda del Señor.
En medio de los vaivenes de la sociedad y en medio de los grandes cuestionamientos a que ésta nos somete desde la secularidad, hoy nos sentimos llamadas a vivir serena y decididamente esta experiencia del Dios, Padre de Jesús y Padre nuestro y ello con una fe sencilla pero profunda y en una vida de oración que consiste en "tener el corazón y la mente vueltos siempre a Dios".
La identidad de la hermana Clarisa, expuesta en nuestras Constituciones Generales, ha recogido este sello de Clara de Asís: somos seguidoras de Jesús, en primer lugar porque nos asociamos a Él en la adoración y alabanza al Padre por medio del Espíritu. De esta forma, la vida de la hermana clarisa en Fraternidad, es el ámbito privilegiado de oración, contemplación, meditación; lugar también de búsqueda y encuentro de Dios, así como de celebración de cuanto Él hizo, hace y hará por todas nosotras.
Nuestra vocación cristiana nos coloca así ante una de las realidades que configuran la vocación del mismo Jesús, que oraba a su Padre Dios desde la soledad y el silencio, desde la tribulación personal y las necesidades de los hombres y la creación.


miércoles, 4 de octubre de 2017

domingo, 1 de octubre de 2017